Las puertas de la SWAB están abiertas desde la mañana para prensa, coleccionistas y galeristas. Por la tarde nos toca el turno a los VIP, que por muy “guay” que suene el término, la tercera parte de ellos somos amigos de los artistas.

En la entrada nos esperan las azafatas con una sonrisa condescendiente que ya empieza a decaer por los costados (por cansancio y por obvio desinterés hacia aquellos que asistimos tan solo  a cotillear).

A primera vista todo se mantiene en orden, excepto los ojos de los comisarios y jefes de galería que se mueven desorbitados hacia todos los lados, inquietos, intentando divisar al pez gordo entre tanta sardina. Los artistas presentes se mantienen obedientes en el stand, dispuestos a repetir una y otra vez el discurso conceptual de su obra.

La jornada ha sido larga y hace frío. Pero  no es el frío lo que hace que alguno de ellos tenga la tez pálida. Y es que detrás del orden aparente de cada stand se esconde alguna historia, alguna de ellas cómicas, como sacadas de una película de Woody Allen.

Es el caso de la obra Mancha de limpieza para ácaros vanidosos, una instalación presente en el catálogo pero que sin embargo jamás llegó a la SWAB. Y es que nos cuenta el representante de la galería Louis 21 de Mallorca y Madrid, que la asistenta no entendió la consigna y en vez de enviar la obra (una alfombra gigante), envió la alfombra de la casa del jefe.

2014_su-aparente-fragilidad_06La galería de Knoerle & baettig contemporary de Winterthur también empalideció cuando el día de la apertura se encontraron la instal·lación That night I don’t remember “desmontada”. Al parecer, el equipo de limpieza, muy aplicados en sus labores, dispuso sillas y sofá en orden la noche anterior.

3e4e7b8dc54eefa30fe362e0402a6ac5

Después de pasar la tarde por la SWAB hablando con artistas, galeristas y comisarios, me di cuenta que el momento en que sus rostros se iluminaban era cuando me contaban este tipo de cosas. Tantas horas allí encerrados, tantas preguntas, tantas repuestas… Sin duda parte del “divertimento” vino de la mano de los imprevistos.

Anuncios