Cierro por fin el candado

inútilmente decorado

de atuendos hiperbólicos.

 

Esperando un quizás

cada vez más improbable. 

Anuncios