Pasajeros los delirios de grandeza

apagados en el cenicero de casa.

Anuncios