Dejé mis ojos en la puerta de tu boca

viejos y usados.

Dejé mis ojos para no recordar lo que guardan dentro,

para sumergirme a tientas,

desprovista,

desnuda del terrorismo aprendido.

Infiltraciones de dramas repetidos

tantas, tantas…

demasiadas veces.

Anuncios