Letargo para difuminar el cansancio
del ermitaño dolor.
Vagabunda melancolía
huérfana de padre y de madre.

Cicatriz de hojas perennes.
Pesar errante que ya no anuncia la hora de llegada.
Pena de muerte.

Este cuerpo campo de concentración.
Genocida que
dictamina la cámaras de gas,
el crematorio,
la silla eléctrica.
Cada día exterminio emocional,
mutilación sensorial.
.
Sonetos de muerte para un cuerpo que ya no padece.

No hay pan de cada día

Anuncios