Trampa interior en la que me vierto sin cesar
sin motivo,
sin protección.
Arañándome la existencia en la caída,
desgarrándome los ríos de sangre
que recorren el VAGABUNDO CUERPO
ya sin motivo ni ritmo.
CUERPO AMNÉSICO de sí mismo
extraña su propio padecer.

Anuncios