Desgarrada la noche,

sobre la cama ya solo los gemidos restantes.

Sutiles espasmos en cuerpos blandos.

Trenzadas las piernas y los brazos,

perdidos, olvidados

como herramientas que ya fueron utilizadas.

Anuncios