Y se abre una llaga con cada duda.
En cada INCOMPRENSIÓN un paso se desdibuja.
Con cada ENGAÑO un racimo de dulces palabras se agrían.
En cada HUIDA un te quiero se vuelve incomprensible y se diluye.

Con el frío de tus miedos cientos de besos emigran
hacia tierras más cálidas
refugiándose instintivamente de tu invierno.

La niebla tras la que te escondes arrasa campos sembrados de
ESPERANZAS e ILUSIONES.
Y éstos se vuelven yermo e inútiles.
Escena sin sentido ni razón de ser
por la que de pronto camino sin haber caminado.

El paisaje se vuelve desierto lleno de vacío y corro hacia la
puerta de salida,
muerta de SED y AHOGO.

Anuncios