Tendidas en la cama se agarraban al instante que las hacía
perder el equilibrio
tan dulce y amargamente.

Ya era imposible hallarse,
reencontrarse entre el mosaico de cuerpos.

Todas las partes de sus cuerpos,
ya sin nombre ni apellido.

Anuncios