No crucen mi piel

quienes se beban el placer en pajita,

quienes rían  a plazos y simétricamente,

quienes abusen del pacifismo y la tranquilidad.

No me pretendan quienes hablen a mares

ni quienes lloren a cuenta gotas.

No me crucen,

ni me pretendan,

ni quieran,

ni aprecien

quienes se endeuden por amor,

los que paguen a plazos sus culpas,

aquellos que ahorran bajo el colchón un poco de su querer

para los malos tiempos.

No me quieran, ni me aprecien

no me complazcan,

no me busquen los descorazonados.

Anuncios